miércoles, marzo 22, 2017

Imposibles o inimaginables


Ses Feixes han ardido en directo a la vista de todos. Provocado, dicen. Me maravillo de que esto no haya ocurrido mucho antes, no por los pirómanos desatados y sensibles, sino por tamaña acumulación de residuos en una zona ávida de la llama.
No recuerdo haber visto jamás estas feraces huertas delimitadas por hermosos portales de feixa, limpias de polvo y paja. Al menos sabemos documentalmente que cuando vino el Archiduque Luis Salvador de visita a Ibiza, a finales del siglo XIX, lucían con el sobrio estilo y ordenada limpieza de los payeses de regadío.
Estas técnicas loadas hoy en todo el mundo emergen en tiempos arcaicos cuando Ibiza estaba en las expertas manos fenicias. A algunos les gusta hablar de moros, pero es porque les cuesta adentrarse en el pasado remoto de la isla, en torno a dos mil años antes de Cristo. Todo el complejo de Ses Feixes es de origen fenicio-cartaginés y de sus portentosos artesanos que sabían todo lo referente al agua y a su uso. Sin descartar aportaciones moras posteriores.
Hay cosas que nunca cambian en Ibiza. O son inimaginables o son imposibles. Una de ellas es la enrevesada trama de basuras de Ses Feixes. Pero hay muchas otras: la limpieza de carreteras, acequias, torrentes y bosques.
Hoy estaba recordando aquel IVA súper reducido que prometió Rajoy. ¿Lo ha visto alguien? Lo subieron del 8 al 10. El final de obra del Castillo para inaugurarlo como Parador, la defensa del territorio y una larga lista que va apareciendo en la prensa de vez en cuando.
Ahora solo se imponen los hechos: la avalancha de pinos que lo infesta todo y de turistas rebotados que toman la isla por asalto y hacen saltar todas las estadísticas.

domingo, marzo 19, 2017

Juegos de hoteleros y operadores


Creo que hemos de tomarnos con flema británica, mallorquina o ibicenca la actual situación entre los hoteleros y los operadores turísticos. Siempre ha existido cierta tirantez entre ambas agrupaciones, pero se necesitan mutuamente, razón por la cual la sangre nunca llega al río ni a la playa.
Los tour operators han apretado siempre que han podido, buscando su margen óptimo, pero los hoteleros no son mancos y aprendieron rápido la lección. Y el caso es que ahora quien tiene la paella por el mango son los hoteleros, que llevan largos años pasándolas canutas ante la competencia turca y egipcia, sobre todo. No olvidemos esto. Además, la calidad de las instalaciones baleares ha mejorado mucho en los últimos siete años.
Baleares ha gozado de enormes inversiones en la remodelación de la planta hotelera y sigue el proceso. Y en tercer lugar, Baleares es un destino refugio ante los imponderables.
Ahora es el gran momento de los hoteleros y lo saben ellos y los saben los operadores. De todas maneras, no se está jugando la partida en los meses de julio, agosto y septiembre -que de todas formas están ya reservados hace tiempo- sino en los extremos de la temporada. Tanto en Ibiza como en Mallorca aún quedan muchas plazas ya amortizadas, obsoletas, que se suelen destinar al Todo Incluido. Se habla de 135.000. Un paraíso para los operadores, que quieren vender muy barato.
Ya no nos interesa atiborrar los hoteles de Todo Incluido. Hacen muy bien los hoteleros en subir precios y en exigir una mayor relevancia a los visitantes. Por mucho que expliquen que es más barato en las Maldivas o en el Caribe. Nos da lo mismo. No son argumentos sólidos que puedan presionar a la industria hotelera balear, cuyos socrificios son palmarios. Los operadores van a lo suyo, como las discotecas: cuando pueden aprietan. Aquí nadie regala nada. Ni Turquía, con unos precios muy rabajados casi un 40%, ni Egipto, ni Grecia.
Además los tour operators deberían dejar de colaborar con las estafas de los falsos enfermos que denuncian al hotel por intoxicación alimentaria. 

@MarianoPlanells

sábado, marzo 18, 2017

Alternativas turísticas a Baleares


Los grupos turísticos TUI, Thomas Cook, Alltours y Dertour Touristik surten a Mallorca de millones de turistas, pero también a Ibiza. Hace meses que se están quejando de las subidas de precios de los hoteleros baleáricos, que han pasado una travesía del desierto desoladora, unos años bastante flacos y ahora que sufren una presión enorme en la demanda de plazas pueden exigir mayor precio, porque saben que de todas formas llenarán.
El detalle es que en una economía abierta de mercado todos los agentes actúan conforme a sus intereses y esto es bueno. Los operadores turísticos han reincidido en la oferta de Grecia, Turquía, Egipto y Chipre, aun sabiendo que se encontrarán con reticencias por el omnipresente peligro terrorista. Sus precios son mucho más bajos que los de España. Esto atrae a muchas familias que buscan este tipo de ventajas. La planta hotelera de Turquía es mucho más joven que la española, en general y además idónea para el ‘todo incluido’, con resortes y enclaves separados que ofrecen todas las comodidades y a un precio cerrado. Las reservas a esos países han subido un 60%.
De paso se manda un mensaje evidente a la industria balear: tenéis los hoteles, pero vuestros precios no pueden competir con los del otro extremo del Mediterráneo. No llegará la sangre al río, entre otras razones porque Europa dispone de suficientes habitantes para llenar ambos destinos y porque estos episodios son habituales en las negociaciones de cada año. Es parte del juego.
Pero es preferible alcanzar fama de ser un destino caro a ser un destino insoportable, lo digo por Ibiza y partes de Mallorca. Los técnicos y especialistas no solo han de mirar los precios sino las compensaciones globales.

miércoles, marzo 15, 2017

La procesionaria ya despierta

A pesar de los embates de los vientos y fríos habituales, este invierno ha sido accidentado, pero con fases de altas temperaturas. Escucho a un biólogo que avisa del despertar vigoroso de la oruga tóxica, que cae del árbol para emprender su procesión en busca de brotes tiernos en nuevos pinos (cedros o abetos también le gustan).
No las verán desfilar de una en una. Es su sistema de defenderse de los pájaros que desde el aire solo divisan una larga rama en el suelo, con este color característico, negro y anaranjado formando una hilera impresionante que culebrea hasta un nuevo árbol al que defoliar. Esto ocurrirá siempre que las temperaturas nocturnas superen los 0º. Las orugas no soportan temperaturas inferiores si no es dentro de su cápsula blancuzca característica, donde hibernan.
Esta situación se está dando ya, lo cual nos anticipa una auténtica eclosión de la procesionaria primaveral, con los peligros consiguientes. Por ejemplo, sus pelos venenosos que pueden adherirse por contacto o por traslado del viento. Lo mejor es mantenerse lejos y apartar a los niños, que suelen mostrar la tendencia a manipularlas con un palito o con el pie. Debe evitarse, incluso muertas se desprenden de los pelos mortíferos que puede acarrear consecuencias, sobre todo si entran en contacto con los ojos o las mucosas.
Los perros, más si son cachorros, sienten una atracción irresistible por estas criaturas y llegan a mordisquearlas. Una idea peligrosa que puede suponerles pérdida de parte de la cara y con frecuencia se quedan sin lengua, pues necrosa el tejido. Solo una atención urgente del veterinario puede salvarlo. Incluso puede producirles la muerte por asfixia si la oruga ha llegado al interior de la boca o la laringe.

domingo, marzo 12, 2017

400.000 personas sobre Ibiza


Quienes buscan argumentos contra la masificación de las Pitiusas no encontrarán ninguno mejor que esta cifra: 400.000. Es sólida, contundente, casi asusta a quienes hemos vivido en una Ibiza con unos 40.000 habitantes (entonces Formentera no llegaba a los 3.000). Una cifra escalofriante que resulta de multiplicar la población por diez. Diez veces más consumidores ruidosos y exigentes sobre una isla que apenas está preparada para cien mil.
No sé si tiene importancia o no la tendría en caso de que las instalaciones e infraestructuras estuvieran capacitadas para soportar la carga. Obviamente no lo están, cuando de hecho fueron diseñadas para menos de la mitad. Sometidas a unas pruebas de estrés salvaje, antes de julio, Ibiza empieza a reventar por todas las tuberías, alcantarillas y pozas de evacuación y las depuradoras, colapsadas, no depuran y el material sobrante rebosa y llega al mar en su estado natural. Excrementos y orines industriales llegan al mar sin la menor depuración.
Un verano más, Ibiza superará su propio récord, un triste y maloliente récord. Todo el mundo encantado y como prueba solo hay que ver la asistencia de las autoridades a las ferias turísticas europeas habituales. ¿Se han perdido alguna? No, que yo sepa. Salen en estampida a las ferias turísticas como si fuera su tiempo de recreo. Como siempre, no se da un paso que no sea en dirección al crecimiento. Incluso Podemos, que llegó con una furia estéril e impostada, se opuso al principio a la ampliación del aeropuerto para los jets privados. Poco les duró la oposición al proyecto. Al final tenemos ampliación y tendremos todas las que hagan falta, con o sin Podemos
Pero no son solo 400.000. En 2017 será bastantes más. Se habla de un 20%. Locura.
Para entenderlo, explicaré de dónde he sacado esta cifra. El Indicador de Presión Humana del Instituto Balear de Estadistica (Ibestat) registró el dato: el día 10 de agosto de 2014 hubo sobre Ibiza 375.140 personas. Ahora bien, tenemos que sumarle los aumentos correspondientes al 2015 y 2016, que fueron enormes. Este verano será histórico.